Estilo de vida

Caos! Estos son los errores con tu edredón

¿Por qué tienes la sensación de que tu dormitorio es un auténtico caos?

¿Incluso manteniendo cierto orden hay algo que sigue sin cuadrarte? No te preocupes, sabemos dónde está el problema. Hemos descubierto qué elemento es el que marca la diferencia entre un “¡WOW!” y un “¡PFF!”: tu edredón. Sí, lo has leído bien. Porque, desengáñate, no se trata únicamente de dormir bajo la temperatura correcta y bien arropadito.

Hoy, en Tiendeo, te contamos qué clásicos errores relacionados con la elección del edredón son directamente proporcionales a la sensación de caos en tu dormitorio y hogar.

1. NO te fijas en lo que hay a tu alrededor

Y, claro, luego pasa lo que pasa. ¿Topos con rayas, rayas con topos? ¿Hola?

www.beddingsuperstore.com

2. NO te planificas

Sinónimo de no ahorro y compras compulsivas. Resultado: tienes tres juegos de cama amarillos que no casan para nada con tu querido edredón de flores naranja y lila.

3. NO cambias los regalos que no te gustan

Entonces es cuando decides usar ese edredón de mil flores aburridas que parece un jardín entre tinieblas y que te provoca pesadillas antes de cerrar los ojos.

Pinterest

Un regalo precioso.

4. NO tiras lo que ya no sirve

Acumulas, acumulas, acumulas. ¿Por qué sigues usando ese edredón agujereado del año de “veteatusabercuándo” y otro, bastante más moderno, sigue sin estrenar encerrado en el armario?

5. NO renuevas, “reutilizas”

Así creas combinaciones “curiosas”. ¿Quizás ha llegado el momento de hacer inventario?

Todavía quedan rebajas de invierno para cambiar el caos por el bienestar redecorando cama y dormitorio. El único problema será que vas a querer hibernar (todavía más) dentro de tu cama.

Ahora sí: ¡dulces sueños…!

About the author

Albada Santamaria

Albada Santamaria

Me apasiona escribir sobre todo y sobre nada. Me fijo en los detalles para observarlos y darles un nuevo punto de vista. Te espero para contarte pequeñas historias que hagan de tu día un día diferente y único. Como un viaje que jamás habías imaginado.